La FNE aprueba adquisición de Petrobras en Chile por parte de Aramco

La FNE aprueba adquisición de Petrobras en Chile por parte de Aramco

La Fiscalía Nacional Económica concluyó que las partes involucradas no poseen la capacidad para ejercer dominio de mercado, ya sea a través de la restricción de suministros o clientes (…).

En septiembre del año pasado, Aramco, la compañía petrolera estatal de Arabia Saudita y una de las principales corporaciones a nivel mundial en el sector de energía y productos químicos, llegó a un acuerdo para adquirir la totalidad de las acciones de Esmax Distribución Spa, una empresa chilena de propiedad privada.

Esmax Distribución es la principal competidora de Petrobras en nuestro país. La transacción, en aquel momento, estuvo sujeta a ciertas condiciones, incluyendo la aprobación regulatoria por parte de la Fiscalía Nacional Económica (FNE), la cual ya ha emitido su dictamen al respecto.

Específicamente, la FNE señaló que luego de un exhaustivo análisis de la transacción, llegó a la conclusión de que esta «no tiene el potencial de significativamente disminuir la competencia en los mercados«.

Por lo tanto, la operación de adquisición de control en Esmax Distribución SpA por parte de Aramco Overseas Company B.V fue aprobada.

En su dictamen, la Fiscalía determinó que las partes involucradas «no poseen la capacidad para generar cierres de mercado, ya sea mediante la restricción de suministros o clientes (…)«.

Esmax (Petrobras) destaca como una empresa importante en la distribución de combustibles y lubricantes en Chile. Su influencia a nivel nacional abarca desde estaciones de servicio hasta operaciones aeroportuarias, terminales de distribución de combustible y una instalación para la mezcla de lubricantes.

Aramco, previamente, sostuvo que reconoció el “potencial y el atractivo de estos mercados”.

Se mencionó que la compra de Esmax representaba la primera incursión de la empresa en el sector minorista «downstream» (procesamiento, refinación, distribución y comercialización de productos derivados del petróleo) en Sudamérica.

En consecuencia, uno de los propósitos adicionales de la empresa estatal saudita es establecer una plataforma para introducir la marca Aramco en Chile y en toda Sudamérica, con el objetivo de aprovechar nuevas oportunidades de mercado para sus productos. Esto se percibe como una estrategia para desbloquear un potencial significativo de crecimiento.